colecciones 1 y 2

“Estoy usando el término surrealismo en un sentido obviamente extenso
para circunscribir una estética que valora fragmentos,
curiosas colecciones, yuxtaposiciones inesperadas,
que actúa para provocar la manifestación de realidades extraordinarias
extraídas de los dominios de lo erótico, lo exótico y lo inconsciente.”

James Clifford, Los dilemas de la cultura, 1998.



Las setenta piezas que componen Colecciones 1 y 2 fueron realizadas en un block de igual número de páginas hasta agotar el papel a lo largo de varios meses, trasladada por varios países, pero por sobre todo recogiendo, pegando y dibujando “especímenes de colección” y desechos de la cultura contemporánea de las más diversas procedencias. Una colección de curiosidades cuya fase de recolección no se cuando empieza, pero que finalmente he logrado plasmar, dar un orden, como toda colección merece, dejando objetos invaluables dentro pero también fuera.

Todo lo que interesa a mi vista cabe aquí: infografías de revistas de largas esperas en aeropuertos gringos; la gata del Mago de Oz del mercado de pulgas de la Doctores; el empaque añejo de la goma de borrar del amigo del Once porteño; la japonesa de los cacahuates; las calcomanías plagadas de estereotipos de latinas sensuales de las frutas de Austin; las etiquetas amarillentas del olvidado álbum familiar de mi niñez; los pájaros metálicos made in Japan de venta por un euro en Barcelona; el boleto del metro del DF cuando valía dos pesos; la huevera de confección artesanal de las hermanas alemanas de Halle; empaques y volantes listos para tirarse: la Tía Rosa, la ropa de años, pasadores, viejas agendas de calendario; las sillas rotas de mi casa en Ajusco; y un largo etcétera. 

Este rescate “inútil” tiene otra particularidad, lo que vemos es lo que vemos pero le he querido dar nuevos nombres y significados, buscando nuevos reveses, ahondando en la belleza del fragmento y quizás tornando cosas familiares en algo nuevo y extraño: ver un mundo nuevo, a menos para mis ojos.


María Laura Ise