la silla presidencial

La silla presidencial pende de un hilo, está apenas sujeta, pegada a un fondo desconocido e impersonal, dañado, manchado, está incompleta, hueca, olvidada en servilletas y bandejas. Su telón de fondo no es más que un escenario vacío. La silla casi desaparece, se desdibuja y apenas divisamos su contorno. Es una silla inútil, falsa, aquí no nos podemos sentar.

Dibujos realizados para la exposición colectiva de dibujo México no existe. Quito, Ecuador. Casa Galería en DF y Atuczara taller-galería de Quito. Noviembre, 2014.